“Pedimos a Dios que nos llene de conocimiento de su voluntad, que nos haga profundamente sabios y nos conceda la prudencia del Espíritu”.
Col. 1;9b

JUSTIFICACIÓN. 
La formación del laicado es una opción pastoral prioritaria de la Iglesia, es una opción pedagógica que permite ayudar a los Agentes de Pastoral a ser plenamente a lo que son llamados, dar respuestas a las interrogantes planteadas por las generaciones de jóvenes en sus distintos contextos, que puede ser tan plural y tan compleja que es necesario descubrir y tener en cuenta los hilos profundos comunes que tejen el momento personal que viven todos los jóvenes. Sin embargo desde algunas décadas ésta ha ido en disminución hasta casi ser nula, por ello a fin de dar respuesta a la necesidad de formación básica a los coordinadores, animadores, servidores y líderes juveniles que están al frente de los distintos grupos juveniles, ministerios y apostolados, se ha creado un medio para permear en la comunidad eclesial, a los agentes pastorales que han alcanzado el fortalecimiento de su identidad, saberes y habilidades para desempañar el servicio en los apostolados con participación juvenil; que cuentan con experiencia y se integran en programas de formación permanente, con la finalidad de dar certeza al párroco que el joven laico encargado de su comunidad juvenil, conoce y cuenta con las bases suficientes para realizar la tarea de colaborar con el pueblo joven de Dios, de acompañarlos, guiarlos y formarlos. 
¿QUÉ ES LA CERTIFICACIÓN DE AGENTES DE PASTORAL JUVENIL?
Es el conjunto de actividades mediante el cual se asegura el cumplimiento de los requisitos y perfiles definidos para desarrollar el servicio en los apostolados con participación juvenil, garantiza el buen funcionamiento de los equipos pastorales y desarrollo de los procesos y actividades juveniles
¿POR QUÉ CERTIFICARSE?

  • Da confianza de contar con agentes pastorales cualificados y continuamente formados.
  • Contar con agentes pastorales formados ayuda a los planes y programas pastorales a mediano y corto plazo.
  • Sirve como incentivo para los agentes de pastoral juvenil (animadores, coordinadores, servidores, líderes) poner a su disposición un proceso de Certificación que permita medir y cualificar los niveles de formación del agente pastoral en sus distintas dimensiones.

Razones para la Comunidad.

  • La Iglesia necesita contar con Agentes Pastorales de calidad consientes de su compromiso apostólico y de su vocación, corresponsables y capaces de dar testimonio de vida en los espacios vitales donde se desenvuelve el joven.
  • Se requiere que los líderes, coordinadores, servidores y animadores juveniles posean cimientos sólidos, una espiritualidad madura y una formación integral que permitan ser formadores de otros jóvenes en su fe y en su espiritualidad.
  • Para motivar y animar a la comunidad eclesial en sus distintos niveles, (Diócesis, Decanatos, Parroquia) a una integración de conjunto, a ser Iglesia con estructuras sólidas. Un proceso de certificación permite unificar criterios y da seguridad de seguimiento en la formación integral de los agentes pastorales.
  • Es una forma de evaluar a los jóvenes líderes y coordinadores.
  • Conformar comunidades con líderes sólidamente formados.
  • Da certeza y seguridad a los párrocos y pastores eclesiales de que los encargados de sus comunidades juveniles están capacitados y en permanente formación.

Razones para los Agentes Pastorales.

  • Contar con el reconocimiento eclesial ante las Comisiones Diocesanas y Párrocos que lo soliciten.
  • Para demostrar la existencia de jóvenes responsables, comprometidos, maduros que atienden a su vocación, dignos de la confianza de los Párrocos y encargados de los grupos y apostolados juveniles, que son competentes y mantienen el interés en su formación y actualización permanente y la formación de su equipo pastoral.
  • Es la culminación de una etapa que sistematiza la formación permanente de agentes Pastorales.

VENTAJAS DE LA CERTIFICACIÓN.

  • Poseer un documento eclesial que de validez a las competencias, conocimientos y habilidades desarrolladas por un Agente Pastoral Juvenil.
  • Asumir públicamente el carácter de Agente Pastoral Juvenil.

CRITERIOS GENERALES
1.- Destinatarios.
Jóvenes laicos que tengan el status de Coordinador, Animador, Encargado o Servidor dentro de los grupos y apostolados con participación juvenil necesitados de una formación teológico pastoral que pretenden una capacitación para el ejercicio de su misión apostólica.

  1. a) Rasgos del Candidato:
  • Ser Coordinador, Animador, Encargado o Servidor dentro de los grupos y apostolados con participación juvenil en activo, dispuesto a seguir formándose, responsable, dócil, alegre y comprometido.
  • Tener de 15 a 35 años de edad
  • Estar dispuesto a la formación permanente
  • Grandes deseos de comunión en el servicio con la Arquidiócesis.

2.- Niveles.
Formación básica necesaria para los procesos de formación carácter sistemático, con rasgos específicos (dimensiones) con función al compromiso personal y responsabilidad evangelizadora.

Ciclo A – Elemental

Ciclo B – Fundamental

Ciclo C – Profundización

3.- Fechas del Proceso.

  • La apertura del proceso se hace cada año en el mes de Julio a efecto de entregar la documentación requerida y tiene una duración de Septiembre a Mayo.
  • En el mes de Junio se entregarán los dictámenes correspondientes y se subirá el listado de los candidatos que acreditaron su proceso de certificación a las páginas oficiales de la Codipaj
  • La acción de gracias y entrega de certificados será en el día nacional de la juventud católica mexicana, que se celebra en el mes de agosto.

PROCESO DE CERTIFICACIÓN.
1.- FASES.
El Laico juvenil interesado a obtener una certificación deberá completar las tres fases que comprenden el proceso de Certificación:

  • Fase de documentación
  • Fase de certificación.
  • Fase de registro.

a) Fase de documentación:
Requisitos y documentos a presentar:

  • Carta de “Solicitud de Certificación”, con exposición de motivos ¿Por qué se quiere certificar? en la que se incluya datos generales del solicitante: (nombre completo, dirección, teléfono, fecha y lugar de nacimiento, ministerio o comunidad en la que desarrolla su servicio o apostolado principalmente)
  • Certificado de confirmación
  • Carta de recomendación expedida por el párroco o asesor del movimiento o ministerio juvenil.
  • Copia simple de una identificación oficial
  • El día de entrega de documentación, se tomará una foto que servirá para el expediente.
  • Cuota de recuperación de $50 pesos por sesión

Una vez recibida la documentación será analizada por el Comité de Certificación, que informará al candidato de su aceptación o la necesidad de complementar los documentos.
b) Fase de Acreditación:
Superada la fase documental, el candidato será convocado a una prueba de diagnóstico sobre el programa de conocimientos correspondientes al certificado solicitado.
Durante el periodo comprendido del mes de septiembre al mes de mayo del año posterior inmediato se llevarán a cabo los talleres, cursos y actividades para la certificación, los cuales serán los segundos domingos de cada mes en el espacio designado por la Codipaj
A su vez y al terminar cada tema se realizará un examen de dominio de contenidos de esa formación, que puede ser mediante preguntas tipo test o preguntas con respuesta directa con el que se acreditará
Los exámenes serán realizados por el Comité de Certificación de la Comisión Diocesana de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes.
Dictamen
El Comité de Certificación es un equipo reconocido por la Comisión Diocesana de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes y avalado por el Consejo Diocesano de Pastoral Juvenil, encargado de llevar a cabo el proceso de Certificación, Recertificación y Renovación y de emitir los dictámenes definitivos en los que se haga constar si el candidato ha aprobado o no el proceso de certificación y si se le expide su Certificado, o si se le renueva o recertifica.
El dictamen es un documento que consiste en valorar  y resolver las formaciones adquiridas, de acuerdo a los tópicos propuestos por el Consejo Diocesano de Pastoral Juvenil en cada una de las dimensiones el cual se enviará por correo a cada persona.
c) Fase de Registro y expedición del Certificado.
Superadas las pruebas, el candidato iniciará su registro ante la Comisión Diocesana de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes.
Al término del proceso formativo, se entregará un Certificado acreditativo de la formación realizada, en el marco de una celebración de acción de gracias presidida preferentemente por el Arzobispo de Chihuahua.